Cómo disfrutar del eclipse de sol con seguridad

Cómo disfrutar del eclipse de sol con seguridad

El viernes 20 de marzo asistiremos a uno de esos espectáculos de la naturaleza que no hay que perderse. Aunque será parcial, y no total, Las claves para ver un eclipse de sol sin riesgos suponen tener en cuenta una serie de medidas para que nuestra vista no se resienta después de verlo.

Un eclipse de sol es uno de esos espectáculos que siempre merece la pena ver; y que, por la latitud de nuestro país, no tenemos muchas oportunidades de contemplar. No obstante, su visión implica tener en cuenta una serie de consideraciones para evitar daños en nuestra vista. La observación directa del sol, sin protección o con gafas de sol normales, puede causar lesiones graves e incluso provocar ceguera, luego toda precaución es poca.

Claves para contemplar eclipse de sol blog Vida-es Salus

Y eso ocurrirá el 20 de marzo. Se iniciará sobre las nueve de la mañana, y finalizará en torno a las once y media. Durante el fenómeno, en su máximo apogeo, llegarás a notar una pequeña disminución de la luminosidad ambiente y el cielo de un extraño color metalizado. El efecto más destacado que podrás observar es un pequeño mordisco en el Sol, que irá avanzando con rapidez hasta alcanzar el máximo.

¿Qué hay que hacer para disfrutar de este espectáculo sin riesgo alguno? Proteger tus ojos. Eso es lo primordial. Verlo a simple vista o con gafas de sol normales en su máximo apogeo puede causar lesiones graves e incluso ceguera. Los eclipses sólo deben observarse directamente con gafas especiales y homologadas que podrás encontrar en un centro profesional, con una opacidad de 5 o más,  o con un cristal protector similar al que usan los soldadores, o bien puedes optar por filtros solares elaborados con materiales especiales y que te permitirán observar el eclipse de manera directa pero no más de tres minutos. En todo caso, deja que sea un experto quien te indique la mejor solución para poder verlo con total tranquilidad y sin riesgos. Porque recuerda que no puedes usar espejos ni trozos de vidrio ahumado ni baldes de agua ―el reflejo de la luz solar a través del agua proyecta las radiaciones igual que si utilizas un espejo―, ni mucho menos radiografías ―la radiación puede penetrar en la pupila y dañarla irremediablemente―, cámaras o vídeos, instrumentos ópticos o telescopios que no estén preparados para ello.

Claro que también puedes optar por un método más sencillo y menos peligroso para tu vista, y es mediante un proyector de sol, y que tú mismo puedes construirte siguiendo estas instrucciones. ¿Qué necesitas? Un protector con un pequeño espejo y una lente, que te permitirá proyectar la imagen del sol en el espejo para contemplar el eclipse con total seguridad y sin perder ni un detalle de sus fases.

¡Ya sólo nos queda desearte que lo disfrutes!

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración aquí. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar