Importancia de la Visión en el Niño

Los niños necesitan de su VISIÓN para un perfecto desarrollo intelectual, La consecuencia inmediata de la falta de visión en el niño es la distracción en las aulas y, en algunos casos, el esfuerzo que tienen que realizar es superior a los resultados que obtienen, por lo tanto, les lleva a un estado de frustración.

 Desde la infancia, nuestro sistema visual está sometido a una gran demanda de tareas en las que se utiliza la visión cercana, tanto a nivel escolar como de ocio, lo que ocasiona que cada día aparezcan más disfunciones visuales que influyen directamente sobre el rendimiento escolar y el confort visual de la población infantil.

Entre las posibles y frecuentes disfunciones oculares que se pueden encontrar a estas edades, se encuentran las anomalías acomodativas, problemas oculomotores y disfunción en la percepción visual.

La visión en el niño juega un papel fundamental en el aprendizaje, pues es uno de los dos canales importantes de entrada de información en el niño, por lo tanto, un fallo en el sistema visual producirá un retraso en su aprendizaje escolar en general y en la lectoescritura en particular.

imagenarticulo1Existen numerosos estudios que relacionan la implicación de la motilidad ocular con el retraso escolar.

 Cuando un niño tiene problemas para aprender a leer, debemos sopesar si el tipo de lectura es el adecuado (nivel de vocabulario, motivación del texto, etc.). Si lo anterior no es la causa, deberemos sospechar que puede existir otro problema diferente que lo provoca:

• Una graduación refractiva no compensada o mal compensada en sus gafas o lentes de contacto.

• Unos movimientos oculares incorrectos e imprecisos, de uno o ambos ojos, que le hace dar saltos, retrocesos, releer palabras o saltarse líneas, necesitando el dedo como guía.

• Un problema acomodativo, que le exige un esfuerzo para aclarar las letras del texto o incluso por mantenerlo nítido de manera prolongada.

• Un problema de convergencia, que le supone un estrés visual al mantener la mirada a una distancia concreta donde está el texto.

• Un problema perceptual que le impide procesar correctamente la información que ve, leyendo de manera mecánica, en voz baja y sin entender lo que lee.

• Mala memoria visual, que le impide aprender de lo que lee y relacionarlo con información que conoce para dar sentido a lo leído.

• Unos reflejos infantiles sin integrar, manifestando un retraso en su desarrollo neurológico.

• Un problema de conocimiento de esquema corporal, que le impide dominar los conceptos espaciales básicos como derecha, izquierda, arriba, abajo, detrás, delante, a un lado,…

• Un problema de organización espacial, más concretamente de DIRECCIONALIDAD, que le impide cruzar la línea media del papel cada vez que visualmente lee una línea del texto, le hace invertir letras o números y le descoloca las palabras de cada línea, releyendo constantemente y sin poder dar sentido a lo que lee.

Pero todo esto son hipótesis que podemos sopesar, y que no descubriremos hasta que un óptico-optometrista le someta a un examen para valorar si existe, o no, alguna de estas disfunciones.

 Chelo García Parra

 Opticlass

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración aquí. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar