Lo que la terapia visual puede hacer por tu hijo

Lo que la terapia visual puede hacer por tu hijo

A menudo como padres y educadores observamos a nuestros niños y vemos que no se concentran suficientemente en sus tareas, o directamente sus resultados en la escuela no son buenos. Hay veces que diagnósticos como déficit de atención, hiperactividad o incluso dislexia son más consecuencias que causas. Si un niño no mira adecuadamente, y sobre todo el movimiento de sus ojos y su cabeza no está coordinado, puede influir en estos problemas, que desembocarán en bajo rendimiento escolar, desánimo o desmotivación.

Una de las cosas más importantes que podemos hacer por un niño es que desarrolle sus sentidos adecuadamente. La vista es uno de los cinco sentidos que tenemos; y de hecho es un sentido clave, la vista tiene una función tanto protectora (nos evita el peligro) como de adaptación a nuestro entorno, ya que nos permite usar los objetos y ubicarnos en el espacio adecuadamente.

La terapia visual optométrica se ha demostrado en numerosas investigaciones como eficaz para corregir problemas de vista y por tanto evitar el bajo rendimiento escolar, la hiperactividad, el déficit de atención y los problemas mencionados.

Esta terapia consiste en una serie de ejercicios visuales, estructurados y en secuencia, que permiten al niño desarrollar nuevos comportamientos visuales para afrontar los ejercicios de manera exitosa, frente a sus antiguos comportamientos.  Los ejercicios visuales se van desarrollando con ayuda de unos lentes que van corrigiendo los antiguos esquemas de percepción del paciente para generar una mejor organización motora y sensorial. De este modo potenciamos todo el aparato visual, optimizamos la eficacia de la visión y de todo lo relacionado con ella, obteniendo un rendimiento y comodidad visual óptima.

Las técnicas de entrenamiento visual trabajan en centros ópticos los siguientes campos:

  • Destrezas de motilidad ocular. Seguimiento de objetos en movimiento, cambiando con precisión de un objeto a otro.
  • Destrezas de enfoque ocular. Cambiar de enfoque de lejos a cerca y viceversa, aclarando los detalles sin fatiga, borrosidad o incomodidad
  • Destrezas de trabajo en equipo de los ojos (binocularidad). Los ojos trabajan juntos en las tareas a distancia y cercanas.
  • Coordinación ojo-mano. La habilidad para trabajar en conjunto ojo y mano como “herramientas de aprendizaje”. El paciente debe planear y llevar a cabo visualmente una tarea en un área espacial definida, realizando juicios visuales espaciales continuos.
  • Destrezas visuales perceptuales. El paciente se entiende como punto de referencia para desarrollar conceptos espaciales y hacer juicios visuales de dirección, desde el lugar donde está hasta el lugar donde quiere llegar.

Este entrenamiento visual debe realizarse en un centro óptico, donde evaluarán el problema y definirán una terapia visual optométrica adecuada. Además, determinados centros tienen también servicios de terapia visual basados en tecnología avanzada como el sistema COIVisión.

El éxito de la terapia visual optométrica se ha demostrado muy eficaz en numerosas investigaciones y puede servir de apoyo para que mejore la orientación espacial del niño y su adaptación. Esto redundará en un mayor éxito en rendimiento escolar; y principalmente en lo que todos queremos para ellos: un mayor bienestar.

“En Vida-es cuidamos de tu salud, porque salud es Vida”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración aquí. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar